ARTROPATÍA HEMOFÍLICA: EL PAPEL DE LA FISIOTERAPIA

La Organización Mundial de la Salud define la rehabilitación como «un conjunto de medidas que ayudan a las personas que sufren o corren el riesgo de sufrir discapacidades a lograr y mantener un funcionamiento óptimo en interacción con su entorno». La capacidad de movimiento es, por lo tanto, un elemento esencial de la salud y el bienestar, y fundamental para estar sano.

El sangrado en las articulaciones y los músculos es una característica clínica predominante de la hemofilia y puede desencadenar un proceso degenerativo caracterizado por cambios en el cartílago articular y otras estructuras articulares. Entre el 35% y el 50% de los pacientes reportan vivir con dolor musculoesquelético crónico. Se ha demostrado que la terapia profiláctica con concentrados de factor de coagulación previene o minimiza la artropatía y es la terapia estándar para las personas con esta condición. Sin embargo, la prevención de la artropatía sigue siendo un objetivo primordial del tratamiento de la hemofilia.

La fisioterapia en el individuo con hemofilia se dirige a las necesidades y potencialidades de movimiento del paciente, y ofrece rehabilitación y servicios para desarrollar, mantener y restaurar el máximo movimiento y capacidad funcional.

De hecho, las directrices recientemente publicadas sobre el tratamiento de la hemartrosis recomiendan la fisioterapia temprana a fin de controlar los síntomas, prevenir la recurrencia de las hemorragias, evitar el daño de las articulaciones y restablecer su plena función y actividad.

 

Fuente:

  • Stephensen D, Bladen M, McLaughlin P. Recent advances in musculoskeletal physiotherapy for haemophilia. Ther Adv Hematol. 2018 Jul 2;9(8):227-237. doi: 10.1177/2040620718784834.
Volver a noticias y artículos

Wikiphilia

Obtenga más informaciónes sobre el significado de las palabras que lee en esta página y sobre todo el glosario sobre la hemofilia.

Participación activa del paciente en la gestión de su recorrido sanitario.

Condición que se verifica cuando la actividad del factor VIII es inferior a 1%.

Condición que se verifica cuando la actividad del factor VIII está comprendida entre 5% y 40%.

Condición que se verifica cuando la actividad del factor VIII está comprendida entre 1% y 5%.

Enfermedad hereditaria de origen genético, caracterizada por una carencia del factor VIII de la coagulación, que expone al enfermo a un riesgo elevado de hemorragias externas e internas. La hemofilia tipo A se manifiesta principalmente en los hombres, mientras que las mujeres son en su mayoría portadoras sanas.

Algunas de las manifestaciones típicas de la enfermedad son hemartrosis (hemorragias articulares) y hematomas (hemorragias musculares).

Pérdida de sangre de los vasos sanguíneos que se produce como consecuencia de un daño en sus paredes.

La hemorragia se define como interna en los casos en los que la sangre fluye en una cavidad natural del cuerpo, o externa cuando la sangre fluye hacia fuera o en una cavidad comunicante con el exterior.

Daños en las articulaciones que impiden el funcionamiento regular y comprometen la capacidad de movimiento del quienes las padecen.

En el paciente hemofílico, las patologías articulares son generalmente consecuencia de hemartrosis recurrentes.